No existe un solo tipo de “buena madre”. Cada madre es como es de acuerdo a sus hijos. Lembrate que lo más fácil en la vida es acceder a todos los pedidos de nuestros hijos. Después de todo, ¿acaso no todas queremos ser la mamá “buena onda”?

Según el sítio web iMujer, a seguida encontrarás ciertas señales que indican que eres la clase de madre que tus hijos necesitan.

1. Tu hijo se enoja contigo

No puedes estar haciendo un buen trabajo como madre si tu hijo nunca se enoja contigo. Porque nuestra función primordial es enseñar y poner límites. Y la naturaleza humana y parte del desarrollo natural del niño es poner a prueba esos límites.

2. No puedes dormir algunas noches

Todas las madres que conozco han pasado una noche sin dormir, o al menos han tenido dificultades para dormir algunas veces debido a que se han quedado cuidando o pensando en cómo cuidar mejor a sus niños. Y no se trata del hecho de no dormir, sino de que es una prueba de que te preocupas por estar haciendo un buen trabajo como mamá. Si no fueras una buena madre, nada te preocuparías y dormirías plácidamente.

3. Te has derrumbado alguna vez

Como madres tenemos muchas responsabilidades: cocinar, limpiar, cuidar, organizar, dirigir, llevar y traer, ayudar y acompañar, y docenas de otras cosas. Y cuando muchas de estas obligaciones se acumulan sobre nuestros hombros, nos venimos abajo por el peso. Así que si te has derrumbado alguna vez, es señal de que eres una buena madre. Si no lo fueras, evitarías el estrés porque no te preocuparías realmente por quienes dependen de ti.

4. Cocinas cosas que tus hijos detestan

No me refiero a que cocines mal, sino que estás dispuesta a soportar un berrinche a la hora de comer con tal de que tus hijos se alimenten correctamente. ¡Y probablemente hasta estás dispuesta a comer cosas que no te gustan con tal de dar el ejemplo!

Una buena madre sabe que los nuggets de pollo, la pizza y las hamburguesas con queso hacen felices a los niños momentáneamente, pero que son contraproducentes a largo plazo, y saben sacrificar el bienestar del momento por el bienestar del futuro.

5. Crees que eres una mala madre

Realmente creo que las malas madres, o bien no se dan cuenta o no les importa ser malas madres. A los padres abusivos y negligentes no les importa lo suficiente la vida de sus hijos, por lo que tampoco se preocupan mucho por el rol que juegan en ella. Nunca se cuestionan a sí mismos ni tratan de cambiar su comportamiento, porque no se plantean si están haciendo algo mal, y si se dan cuenta simplemente no les importa.

Por eso, si consideras que eres una mala madre es porque piensas que estás haciendo algo mal, lo cual con el tiempo te llevará a hacerlo mejor. Es por eso que, por muy confuso que pueda parecer, al tratar de no ser una mala madre estás siendo una buena madre.

Comments

comments

Leer Más